Construyendo el patrimonio del aquí y ahora: el Arte Urbano y su presencia en el Festival Internacional Asalto.


por Stella Maldonado. Educadora en Arte y Patrimonio. Gestora Cultural.

 

El patrimonio cada vez más se construye en y desde espacios abiertos, unos espacios que buscan, no tanto la rentabilidad económica, como la social y la cultural: hacer vivir a las personas una experiencia de construcción colectiva, de crear sus propios referentes identitarios actuales, contemporáneos, sin obviar los heredados del pasado.

Cuando hablamos de patrimonio hablamos de objetos legados, de arte e historia que se remonta tiempo atrás, de elementos inmuebles, de piezas a las que se le han ido aportando un valor estético, simbólico, cultural… También a las tradiciones y costumbres, dentro de lo intangible e inmaterial que han ido pasando generación tras generación, dejando un poso de identidad.

Ese “patrimonio” existe porque le conferimos valor y porque establecemos una relación con él. El ejemplo más claro lo tenemos en esos pequeños patrimonios que todos guardamos: objetos que forman parte de nuestra vida y que asociamos a momentos, vivencias, experiencias, personas…

¿Pero que ocurre cuando llegamos al momento actual? ¿Construimos patrimonio a día de hoy?

Olaia Fontal (2004: 83-84) establece unas dimensiones en torno al patrimonio, que son totalmente aplicables a la cultura contemporánea y a los hechos que en ella se producen:

  • se presenta en un soporte material, inmaterial y espiritual.
  • está sujeto a la atribución de valores.
  • define y caracteriza a individuos, grupos y cultura, definiendo identidades.
  • caracteriza contextos
  • se transmite generacionalmente.

Nosotros no sólo vamos a transmitir a las futuras generaciones el valor del patrimonio del pasado, sino que también les transferiremos aquellos elementos que se están construyendo actualmente.

¿Y saben lo mejor de este patrimonio contemporáneo? Qué está vivo, que está en construcción, que formamos parte de él, más, incluso, que del pasado; somos hacedores y valedores del mismo. En nuestras manos está valorarlo, disfrutarlo y transmitirlo.

Una de las manifestaciones del patrimonio contemporáneo es el arte urbano, en toda su amplitud de manifestaciones, y que se enclavaría dentro de los movimientos de la cultura urbana contemporánea. Como indica Rocío Domínguez en su artículo El poder de la calle. La cultura urbana como medio de transmisión de valores (2015) cuando hablamos del término “cultura urbana”, habitualmente se conoce como aquella corriente artística y cultural que ha surgido y ha bailado siempre paralelamente a los movimientos de las corrientes y disciplinas artísticas y culturales mal llamadas oficiales o quizás también conocidas como populares.

ColectivoLicuado.

ColectivoLicuado

El arte urbano no sólo son graffitis. Hay que ir mucho más allá. Es una forma de actuar, de pensar, de posicionarse frente a la sociedad. De trasladar unos valores, a través de diferentes formatos, entre ellos dejar la huella personal en una pared. Algo que muchas personas condenan actualmente, pero que en un ejercicio retrospectivo, irremediablemente debemos mencionar a los primeros pobladores de la Tierra y sus pinturas parietales, a pesar de que suene manido.

Cada vez son más los acontecimientos que surgen, en diferentes formatos, que apelan a este tipo de corriente cultural: festivales, grupos de investigación, cursos y seminarios…

Entre ellos se encuentra el Festival Internacional ASALTO que tiene a Zaragoza como escenario de diferentes intervenciones. Artistas de diferentes lugares y con diversas trayectorias profesionales, se dan cita en este mes de septiembre en la ciudad del Ebro.

Décimo Asalto

Décimo Asalto

ASALTO no es un festival nuevo. Nació en 2005 y lleva a sus espaldas un recorrido de diez años nada menos. Hablando con Luis García, miembro del equipo del Festival y responsable de Comunicación, sobre la imbricación de ASALTO dentro del tejido social en beneficio de construir y configurar el patrimonio actual y la cultura urbana, nos comenta que:

«El patrimonio artístico que el Festival está dejando en Zaragoza es innegable y mucha gente no se está dando cuenta de que en Zaragoza tenemos un auténtico museo al aire libre con más de 70 obras, casi todos grandes murales, de artistas internacionales que han expuesto en el MoMA, Arco, TATE… etc. Probablemente será el típico caso en el que años después la ciudad recuerde que fue pionera de el Arte urbano y nadie supo aprovecharlo».

«Por otro lado, el aspecto social es fundamental para nosotros. Antes que la calidad de una obra o de un artista, estudiamos el emplazamiento, sus necesidades y su idiosincrasia. Hemos llegado a rechazar proyectos de grandes artistas por que no encajaban con la filosofía o las necesidades de un entorno. Igualmente, junto a las visitas guiadas, realizamos labor educativa visitando de vez en cuando a colegios que nos invitan para dar charlas y sensibilizar los más jóvenes del valor y de lo complicado que son hacer todos esos dibujos que ven por las calles».

El Festival, a lo largo de su desarrollo, y a través de distintas iniciativas y acciones culturales, intenta involucrar a la comunidad. En este aspecto, la involucración institucional es también muy importante. ASALTO cuenta con el respaldo de la administración pública, así como con el apoyo de distintas entidades privadas, a modo de patrocinio. Luis García afirma que en un festival de estas características es fundamental y, en cierta medida, obligatorio:

«En un Festival de nuestras características es fundamental y, en cierta medida, obligatoria. Festival Asalto es un proyecto de ciudad. Un evento gratuito para la ciudadanía, que “regala” cada año a la ciudad, además de todas las charlas y talleres que realizamos, grandes murales que poco a poco están transformando la forma de ver o entender algunos barrios de Zaragoza. Creemos que la institución debe promover estas actividades y no esperar a que las realicen entidades privadas que, por otro lado, seguro que exigirían contraprestaciones comerciales. Entendemos el arte Urbano como arte público y horizontal, arte hecho en y por la calle.

Otro “cantar” es la suerte que tenemos en Zaragoza. La institución, en este caso Zaragoza Cultural, nos ha apoyado al 100% desde el comienzo y esto ha hecho que otras instituciones acaben viendo el Festival y el Arte urbano en general como algo beneficioso a muchos niveles».

Diez años de ASALTO. Diez años de construcción cultural. Diez años de humildad, responsabilidad, entorno, familia y Zaragoza, en palabras del responsable de Comunicación. Palabras que se pueden extrapolar totalmente al patrimonio y su conformación.

Pero queda mucho ASALTO y mucha guerra por dar para que se vean iniciativas como esta como valores patrimoniales de la contemporaneidad ¿Cómo se encara el patrimonio en el contexto actual? ¿Cómo se encara el futuro de un festival como ASALTO?:

«Como un reto. Cada año intentamos introducir alguna novedad. A cierta escala siempre intentamos estar en la vanguardia en cuanto a los eventos de Arte urbano se refieren. No queremos anclarnos en este hype de grandes murales megalómanos. Nos gusta el pequeño formato, la interactuación directa con el espectador, la cercanía. Cada año, intentamos acercarnos poco a poco hacia una experiencia más “íntima”» (Luis García, responsable de comunicación del Festival Internacional ASALTO).

Taller. Fotografía de Eduardo Moreno

Taller. Fotografía de Eduardo Moreno

Retos. Interacción. Cercanía. Comunicación. Contextos y entornos. Identidad. Construcción social y cultural de la persona y de la comunidad. Eso es Festival ASALTO. Eso es Patrimonio.

Asalto tiene lugar en Zaragoza del 7 al 20 de septiembre, con una programación amplia de actividades que puedes consultar en su página web.

Todas las fotografías que acompañan al texto han sido cedidas por la organización de ASALTO. Festival Internacional de Arte Urbano, y han sido usadas en calidad de mediapartner.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *