De Gastronomía, Deporte y… Galerías de Arte


 

por El Quatre Barcelona. Galería de Arte.

 

El Quatre Barcelona

El Quatre Barcelona

En realidad, tener una Galería de Arte no puede ser considerado un deporte de riesgo. Es un trabajo como otro cualquiera y aunque te lluevan palos por todos los lados y nunca parece que lo estés haciendo bien, de cuando en cuando, tiene sus satisfacciones. Satisfacciones que disfrutas tú solo y curiosamente, mirando las paredes de tu local.

Es verdad que tu alegría principal proviene de lo que han trabajado otros, pero esa es una curiosidad más de la labor de los Galeristas. Y es una curiosidad más, porque en este mundo nuestro, las curiosidades abundan, lógico en una ocupación donde lo que más se trabaja, es precisamente, la curiosidad.

Conocer a unos tipos, en general normales, que son capaces de plasmar en un trozo de tela o cualquier otro material, los sentimientos que el ser humano, en su evolución, ha ido generando con el paso de los milenios, es como poco, curioso no…?

Pero, eso es lo de menos.

Esos personajes se avienen a que observes e incluso opines sobre su trabajo a cambio de poner su economía doméstica en tus manos. Si, aunque parezca poco místico o incluso vulgar, esas personas quieren sacar provecho de su labor. En resumen y para no ser menos que los demás mortales, comen todos los días. Que una cosa es la belleza y la otra es la supervivencia y mira tú, hablando de curiosidades, esta es una de ellas y por cierto la más denostada, criticada y pisoteada por algunos que parece que viven en el ascetismo o son adictos a la filosofía ”Zen”.

Y dicho esto, cambiamos protagonistas y guión aunque la banda sonora sigue siendo la misma.

En nuestro caso nos gusta la acción, nada de historias que sabes que terminarán bien, que vas a tiro seguro. Nuestra caza es sorpresiva, trabajamos las nuevas especies, intentamos penetrar con un nuevo concepto gastronómico. Con algo que no hayas probado jamás y huimos de las viejas variedades, esa cocina de éxito seguro que trabajan tantas Galerías y Museos.

Da muchas más satisfacciones.

Por suerte, en este país, tenemos los mejores artistas figurativos del mundo aunque como en muchas otras cosas, quienes deberían saberlo no se enteran, o lo que es peor, su cuadrícula mental impide que aflore en su limitada inteligencia.

Aunque no es ni mucho menos fácil y para gustos, colores….intentamos que, gustándonos a nosotros, convencer a los demás para que les guste también a ellos. Y digo lo de gustándonos, porque en este deporte, el amago no sirve y más vale la honestidad que cualquier otra cosa.

Un artista joven puede tener talento y técnica, o solo técnica, o solo talento o no tener ninguna de esas cosas y os aseguro que en estos últimos años abunda la primera posibilidad. Y queremos…¡¡ y necesitamos…¡¡ proclamarlo, porque en general se les ignora y terminan, como en tantos otros ámbitos, marchando a otros países donde no haya los prejuicios del nuestro… (Prejuicio sinónimo de cretinismo).

Pues eso, eso es lo que nos gusta. Ver crecer a nuestros artistas, mantenerlos siempre y, os aseguro, que llevamos ya, por desgracia., algunos fallecimientos.

Nuestros artistas, nuestro poder

Nuestros artistas, nuestro poder

Por otro lado, como buenos celtibéricos, en este sector tan bonito, nos hemos ganado a pulso y con una perseverancia obsesiva, la visión elitista con esa, nuestra mirada, por encima del periódico viendo entrar en nuestra “fortaleza-local” a cualquier ser humano indigno de nuestra atención. Es verdad que incluso a mí, que soy del mismo equipo, me da pavor entrar en alguno de las sedes de mis queridos colegas. Puerta cerrada y a ponerle valor al asunto.

Admito que a veces las preguntas del visitante son irritantes o más bien desconcertantes pero ese problema lo hemos creado nosotros mismos con la actitud que he comentado.

Y no pretendo hacer chanza del tema. Nos hemos creado un grave problema que hoy en día en la sociedad actual y sobretodo con la juventud actual, nos ha alejado del público y de paso de la vida habitual de éste… Y es ese público el que hemos de recuperar. Con tantos años de vivencias, nuestros queridos clientes se han hecho, como nosotros, mayores. Tienen las casas llenas y por tanto, aunque amigos, ya no son compradores…Y los coleccionistas, los tan famosos coleccionistas, en este país brillan por su ausencia.

No…No nos hemos puesto al día. No hemos sabido acercarnos ni tan siquiera un poquito, a las nuevas costumbres de la sociedad. Y no basta como creíamos, en hacer actividades al margen del negocio. Eso no sirve, no tenemos porqué liarnos a dar espectáculos gratuitos o intentar hospedar a las nueve musas en el mismo local. No es suficiente. Y sinceramente, a mi entender, no sirve absolutamente para el fin de nuestra existencia. La venta de Arte y la promoción de quienes viven de él.

Desde hace unos años, oigo hablar a menudo de la crisis económica y que ésta, es la culpable de la debacle en nuestro sector. No lo creo. Aparte de las razones que apunté más arriba, nuestro sector queramos o no está vinculado a la Cultura. Y en este país, ahora más que nunca, esta palabra se ha pisoteado y mangoneado hasta la saciedad. Si la Cultura nace de la Educación… solo hay que ver el currículo de nuestras leyes educativas. Lloremos pues…El más tonto del clan… desde ayuntamientos al propio Estado…va a parar a Cultura y Educación. Y…a estas alturas del progreso y en el “sumum” de la macedonia cerebral junto a… El deporte.

Ahí está el problema, dejémonos de historias y de crisis, entrar en una Galería de Arte es gratis. Y por si fuera poco, en la mayoría de los casos, lo que se muestra acaba de salir caliente de los fogones. Pero…

Como hacer volver a la gente. Pues no la hagamos volver… vayamos nosotros.

Nuestra Galería hace años que optó por la participación en Ferias de Arte tanto nacionales como extranjeras y no nos ha ido nada mal pero también en eso se ha abusado y cualquiera ha sido capaz de organizar un evento de ese tipo simplemente, por sacar un dinero aprovechando la coyuntura. Y eso también se ha terminado. Pocas Ferias resisten si no llevan una trayectoria responsable y con colaboradores que aprecien el Arte como tal y no como una moda, en el sentido de tendencia, exabrupto, provocación etc… A nosotros no nos aceptan en según que Ferias por el simple hecho de ser figurativos, no han mirado la calidad de las obras, han optado por estar en la línea de opinión de los cretinos de los que hablábamos antes. Por suerte, Art Madrid, por poner un ejemplo de seriedad, nunca ha estado en esa tesitura y la prueba son esos diez años de trayectoria. O simplemente la ciudad misma, que en una semana solo, propone hasta 5 eventos distintos de este tipo. El caso contrario sería Barcelona donde no tenemos ninguna Feria de Arte y nos pavoneamos de ser el ombligo del diseño y la modernidad.

Finalmente, solo me queda hablar de lo que hoy está más en boca de todos, las redes sociales y su expansión. Que es lo que aportan a la promoción de la Cultura y del Arte en particular.

La verdad es que aunque nuestra Galería es muy activa en ese aspecto, no creemos en el resultado comercial de este tipo de promoción pero, estamos convencidos de que es importante crear gracias a ellas, un ambiente propicio a suscitar el interés de la gente que nunca antes pensó en acercarse al Arte. Y sobretodo a las Artes Visuales que tiene unas ventajas extraordinarias gracias a esos medios.

Y volvemos a lo de siempre….hay que comer….Por ello la mayoría de las Galerías, que no ven un resultado inmediato en este tipo de promoción, no la trabajan.

Y a nuestro entender, aún sabiendo que las redes sociales y la mayoría de las aplicaciones de este tipo, no incitan a una venta inmediata, si que deberían tener la ventaja de crear un ambiente propicio a la comprensión y divulgación del trabajo de las Galerías. Pero… y siempre hay un pero… el guión no cambia…Para ello es necesario que como náufragos en la misma balsa, apoyáramos el trabajo de los demás. Un “like, un “compartir”. Nosotros que lo hacemos continuamente, nunca y, nunca es nunca, hemos tenido una respuesta en ese sentido. Ni siquiera de las Galerías que están en nuestra misma calle. Nos falta a todos perder ese sentido de la individualidad absurdo. Curiosamente, y volvemos a las curiosidades, en un sector en el que no tenemos competencia posible entre nosotros. Todas las piezas que mostramos son únicas, no las tiene nadie más que cada cual.

Para terminar, creemos firmemente en la necesidad de la existencia de Galerías de Arte.

Son absolutamente básicas para la promoción y venta del Arte Contemporáneo. Del Arte que están haciendo nuestros extraordinarios artistas en un momento, creo yo, espléndido de talento y técnica. Pero es verdad, que el cambio de banda sonora, de guión y de plano-secuencia es absolutamente tan necesario como urgente.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *