La palabra mágica: creatividad


“La creatividad se está convirtiendo en una auténtica obsesión de nuestros tiempos” Michel Maffesoli.

La creatividad, tal y como afirma el filósofo y teórico francés Michel Maffesoli, se ha convertido en una palabra fetiche; en una herramienta básica en el día a día, para enfrentarnos a las más múltiples situaciones. Todos podemos hacer uso de ella porque todos somos poseedores de esta habilidad o característica humana. Pero ¿yo no soy creativo? Claro que lo eres, pero aún no sabes que lo eres, nunca lo has intentado. En ti está la capacidad de crear ¡Ponte en marcha!

Pensando… Fuente: Pixabay.

Pero la creatividad no sale por sí sola, sino que son necesarias unas bases, un trabajo diario. Y la creatividad no debe ser utilizada solo como un vehículo material para conseguir algo, material concretamente. ¿Por qué no utilizarla para sentirnos mejor, más vivos, mejor con nosotros mismos? ¿Hay alguna fórmula especial que nos facilite procesos creativos? En realidad, no, pero si puede facilitarse a través del uso de las artes.

A través de las artes se pueden generar procesos creativos, ayudando a encauzarlos de dentro hacia fuera por las características intrínsecas que poseen: favorecen el pensamiento libre y divergente, la comunicación en público, la capacidad imaginativa, la visibilización emocional, el pensamiento creador…  Porque, como ya he dicho, crear lo podemos hacer todos. Todos creamos mundos y esto es gracias a la creatividad que nos ayuda a confeccionar realidades, a mejorar nuestro entorno a través de herramientas diferentes de reflexión, comunicación, expresión y acción.

Pinta el mundo. Tu mundo. Fuente: Pixabay.

Creemos fundamental trabajar con elementos artísticos porque forman parte de nuestra condición humana, de nuestra identidad, de nuestra forma de ser y, también son formas de comunicación y expresión. Además, la creatividad siempre se ha interrelacionado con el arte pero, eso sí, también queremos insistir en la necesidad de abordar la creatividad de forma global, transversal, no solo relacionada con el arte, ya que nos servirá para enriquecer procesos socioeducativos y formativos, y favorecer la participación activa y crítica.

Pero ¿cómo favorecer la creatividad dentro de los contextos socioeducativos? Agustín de la Herrán (2008) desarrolla una didáctica de la creatividad y establece hasta  dieciséis principios para la enseñanza, entrenamiento o favorecimiento de esta cualidad humana:

  • Principio de clima social y sustrato afectivo.
  • Principio de planificación flexible.
  • Principio de curiosidad y comunicación de inquietud por el conocimiento.
  • Principio de humildad.
  • Principio de conocimiento admirativo y agradecido por las realizaciones creativas del pasado.
  • Principio de flexibilidad y variedad metodológica.
  • Principio de actividad transformadora.
  • Principio de apertura a la interacción comunicativa.
  • Principio de autonomía y responsabilidad.
  • Principio de incertidumbre.
  • Principio de apertura del conocimiento a todo otro conocimiento.
  • Principio de reciclaje formativo de los errores de todos.
  • Principio de desaprendizaje y reaprendizaje de todos.
  • Principio de autoevaluación, distanciamiento y toma de conciencia del proceso creativo-formativo de todos.
  • Principio de utopía saludable.
  • Principio de duda.
Con un poco de técnica. Fuente: Pixabay.

Numerosas técnicas nos pueden ayudar a desarrollar nuestra actitud creativa, no solo en nuestros quehaceres profesionales, sino también en nuestra vida personal y social: Los seis sombreros para pensar, de Edward de Bono; el design thinking con el fomento de procesos proactivos; el dejarse fluir enunciado por Mihaly Csikszentmihalyi; y tantos otros modelos de acción que nos ayudarán a confeccionar y afianzar nuestra personalidad creadora atendiendo a dimensiones como las que enuncia José Antonio Marina (2013): actividad, expresividad, innovación, descubrimiento de posibilidades, apertura, independencia crítica y autonomía.

¿Quieres descubrir más técnicas? Haz click aquí y navega por la página web de la Fundación Neuronilla, especialistas en fomentar procesos creativos, y descubre un montón de fórmulas para generar ideas innovadoras, divertidas y refrescantes. Y no olvides, ¡hay tantas formas de pensar y de mirar posibles que quedarse en una sola hace  nuestro mundo más pequeñito!

Referencias bibliográficas:

Csikszentmihalyi, M. (2010). Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Barcelona: Paidós.

De Bono, E. (1988). Seis sombreros para pensar. Barcelona: Granica.

De Bono, E. (1995). El pensamiento creativo. El poder del pensamiento lateral para la creación de nuevas ideas. Barcelona: Paidós.

De la Herrán, A. (2008). Capítulo 8. Didáctica de la creatividad. En A. de la Herrán y J. Paredes, Didáctica General: La práctica de la enseñanza en Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Madrid: McGraw-Hill.

IDEO (2012). Design thinking para educadores. Recuperado de https://designthinkingforeducators.com/.

Marina, J. A. y Marina, E. (2013). El aprendizaje de la creatividad. Barcelona: Ariel.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *