Parar el mundo, sentarse y respirar…


Viñeta de Liniers

Viñeta de Liniers

 

Quería escribir unas líneas antes de decir hasta luego, me voy de vacaciones. Pero, he de reconocer que estoy agotada y me salen frases atropelladas, tal vez porque los nervios de entregar los trabajos a tiempo, han dado paso a los nervios del viaje que emprenderé en breve. Y también por alguna lagrimilla que asoma, al hacer balance de estos meses pasados.

Ha sido un año con muchas experiencias vividas, unas buenas y otras malas. Pero todas están ahí para construir el camino. Un camino duro, pero es que sino ¡¡no mola!!

Creo que, más o menos, año y medio sin parar. Aún me acuerdo del verano pasado pegada a un ordenador, para conseguir terminar la tesis doctoral. Y aún me acuerdo cuando la defendí. Tanta gente en ese camino, y tantas gracias que dar. Si si, tu, date por aludido y aludida, no hace falta que te nombre ¡¡GRACIAS!!

Año y medio sin parar de presentar proyectos. Muchas ideas, muchas de ellas compartidas. Otras en solitario. Muchas no han salido adelante, pero… saldrán, seguro. Mucho crujir de dientes, disgustos y cabreos. También muchísimas risas y frutos extraordinarios recogidos. Todo ello en conjunto sirven para aprender, aprendizajes que te enseñan que es importante no tirar la toalla aunque el viento sople en tu contra. O por lo menos, aún no. No es tiempo. Por aquellos que aún creen en ti. Por ti misma. Este es el camino que elegiste transitar, está fue mi voluntad (parafraseando a Amaral, canciones que suenan en bucle, y que si tuviera que compartir no habría espacio ni en Spotify).

Ahora, cuando acabo de entregar el último proyecto de cara al curso que viene, lo único que deseo es cerrar el ordenador. Desconectar durante un tiempo.

Parar un poco y recomponer mi mundo, personal y profesional. Desconectar para recargar pilas y venir con ideas nuevas ¡algunas ya barruándose en mi cabeza y mi corazón¡

Este año hay vacaciones, pero unas vacaciones muy especiales. Marruecos, Errachidia, Amal Taznaqt… Amal significa esperanza, así que me voy en busca de ella. En busca de las sonrisas de los niños y niñas de un pueblo marroquí; de las vivencias que me transmitan las mujeres y hombres de una cultura distinta a la mía.

Ubuntu Cultural nacía hace unos años bajo el significado de una palabra muy especial, ligada a las tribus africanas: todos a una, relaciones, humildad, empatía… Ubuntu Cultural necesita coger fuerzas, ahora que flaquean, y vivir en serio el significado de su filosofía.

 

Ubuntu Cultural. Diseño gráfico realizado por Chechu Ciarreta

Ubuntu Cultural. Diseño gráfico realizado por Chechu Ciarreta

 

Ubuntu Cultural o lo que es lo mismo, yo, Stella, volveré si cabe con más fuerza para retomar la actividad y la lucha (como lucharon las que nos precedieron).

Me voy en busca de mi Kamchatka particular.

Hasta septiembre…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *